Alfonso Carrillo

octubre 05, 2015 0

Desde muy pequeño, mi vida se ha visto rodeada de pinceles, paletas y colores. Mi padre es pintor. Eso me ha hecho ser un apasionado del arte, y más concretamente de la pintura y la fotografía.

Soy diplomado en turismo y delineante.  Sin embargo, y tras varios años trabajando en estos ámbitos, no encontré la motivación ni la pasión.

Poco a poco fui haciendo mi camino, primero como diseñador gráfico, algo muy relacionado con el mundo de la fotografía. Y de la fotografía di el salto al vídeo: me fui dando cuenta de que para mí el reto de hacer un vídeo es similar a resolver un rompecabezas, ya que debes ordenar las imágenes de tal forma que todas las piezas queden engranadas a la perfección.

Para mí una revolución fue el mundo de los drones. He llegado a sentirme vivo de verdad: sintiendo que era capaz de conquistar el cielo como antes nadie lo había hecho. 

  1042
Compártelo